Debido al interés que había despertado en otros clubes europeos, como el escocés Glasgow Rangers, por su desempeño en el Mundial sub-20 y en el Joan Gamper, el 16 de septiembre el presidente Joan Laporta decidió aumentarle el sueldo y prolongar su contrato hasta 2014, con la misma cláusula de rescisión. El 24 de agosto, fue titular en el Trofeo Joan Gamper ante la Juventus en el Camp Nou. En Mundo Deportivo, Andrés Astruells escribió que para Messi, a quien definió como «pequeño, incisivo» y con «un endiablado cambio de ritmo», el Trofeo había sido «su gran noche» y Santi Nolla afirmó que lo había «catapultado».