En la campaña 2012-13, el club será encuadrado en el Grupo IV, y logrará la tercera plaza del grupo, lo cual le permitirá acceder a la promoción a Segunda División. Nuevamente en junio de 2013 Andrés Iniesta evita el descenso de categoría del club al adelantar los 240.000 euros que el club adeudaba a los jugadores. Este hecho sería decisivo para la creación de un estilo propio y original, denominado «criollo» o «rioplatense» y que será percibido como opuesto al estilo «inglés».