El equipo consiguió clasificarse para los cuartos de final de la Copa del Rey tras eliminar al Sevilla y al Almería. En la vuelta, en El Sardinero, los jugadores decidieron no disputar el encuentro, pues llevaban seis meses sin cobrar, lo que hacía temer la desaparición del equipo por impago a los jugadores. Tanto Pablo Ibar como Tanya Quiñones aseguran que pasaron la noche de los crímenes juntos en casa de Tanya, a varios kilómetros de los asesinatos.