El Mundial de Qatar, para evaluar lo positivo de la experiencia, ha visto la primera aparición internacional de una nueva generación, un equipo extremadamente joven lleno de grandes proyectos de jugadores que puede seguir creciendo en los próximos años. Varios días después y tras superar la enfermedad, el balear viajaba a tierras australianas anunciando su participación en el ATP Tour 250 de Melbourne, renunciando de esta forma a participar con el equipo español en la ATP Cup.