Durante este período los madrileños conquistaron tres Ligas, dos Copas del Rey, tres Supercopas de España, cuatro Ligas de Campeones, tres Supercopas de Europa y cuatro Mundiales de Clubes, por seis Ligas, cinco Copas del Rey, cuatro Supercopas de España, dos Ligas de Campeones, dos Supercopas de Europa y dos Mundiales de Clubes de los barceloneses. Zidane como medida para paliar los malos resultados de los madrileños, quienes firmaron una de sus peores temporadas de sus últimas décadas, mientras que los catalanes sumaron su quinto clásico consecutivo sin perder y lograr igualar el balance de enfrentamientos después de 87 años, antes de decantarse del lado blanco antes de finalizar la década.